jueves, 3 de agosto de 2017

Dunkerke, o el quién salvará al viejo mundo



Termina Dunkerke, de Christopher Nolan, con una memorable frase ideológica sacada del texto que Wiston Churchil hiciera sobre la gran evacuación de la Fuerza Expedicionaria Británica (1940) : no nos rendiremos jamás; y por más que esta isla o buena parte de ella quede dominada y hambrienta, [...] nuestro imperio de ultramar [...] continuará la lucha hasta que, cuando Dios quiera, el Nuevo Mundo, con todo su poder y su fuerza, dé un paso al frente para rescatar y liberar al Viejo”. Y sumado a ella, la shekeaspiriana despedida del coronel en el muelle (interpretado por Kenneth Branagh) diciendo: “Yo me quedo en espera de los franceses…”.

Pero resulta que, en la realidad histórica, 40 mil soldados franceses estaban muriendo en ese instante por salvaguardar la retirada inglesa de la aniquilación que la Das Reich Divisionen traía y que, además, el nuevo mundo (Estados Unidos) esperaría y esperaría hasta montar bien su participación en la guerra con un Pearl Harbor sumamente calculado. El imperio en ultramar que Churchill convocaba caería apenas terminada la guerra y su amigo del nuevo mundo le arrebataría la voz cantante hasta estos años en que la industria de Hollywood ve necesario elevar la presencia de la historia inglesa ya sea en la distribución o en la producción, como es el caso de esta versión de Dunkeeke. Ya Narnia, Harry Potter, Piratas del Caribe, Big Foot Giant, Caballo de Guerra, Al filo del mañana y las muchas de Marvel y DC han puesto en el escenario de sus batallas o aventuras a la tía, madre o abuela Gran Bretaña apoyando en mutuo dolor a la jovencita e inmadura américa.

Ya la crítica francesa le cayó encima a esta versión de Nolan así que no abundaré en las coincidencias reflexivas que se me vinieron a la cabeza mientras la miraba, pero sí resaltaré que la apología al Brexit es lo más relevante de este nuevo borrador de memoria histórica contextual. Esperar a que Francia llegue al muelle y se zafe de la Unión Europea parece ser todo el esfuerzo de la producción, a pesar de que en la misma película los franceses que aparecen se muestran como cobardes que huyen a la misma manera de los ingleses, o lo que es peor, mintiendo casi como espías.
Hacer una película épica de una derrota contundente es la magia del cine, sí, sobre todo, cuando de los hechos que llevaron a la evacuación de 400 mil soldados no hay mucho que explicar más que el papel pundonoroso que jugó la última reserva de vergüenza civil a mano, con todo y sus barcos pesqueros. Pero es sabido que cada nación que se ve amenazada a fondo convoca hasta a las escobas para que se conviertan en espadas. 

La pregunta es: ¿de quién se está defendiendo esta vez Gran Bretaña y Estados Unidos? ¿Vuelve a ser una isla Estados Unidos cuando el síndrome de Robinson Crusoe solo está en la cabeza de Trump y de sus votantes? Solo para devolverle un poco de honestidad a la historia, diría que me encantaría ver la enorme capacidad cinematográfica de Nolan recreando la Batalla de Stalingrado o La Gran Marcha de Mao. En ambos casos la épica sería íntegra ya que esas fueron las auténticas defensas y acciones que le dieron un vuelco al hasta ese momento victorioso fascismo occidental y oriental.

Me quedo entonces con la fotografía y mis nervios afectados por la música inquietante, algo sumamente logrado para ensamblarse con el silbido hórrido de los Stukas. Lo demás, es haber estirado el chicle de la derrota hasta sus máximas consecuencias. Pero claro, ideológicamente muy bien logrado. Todo un Bréxito.

F.E.


No hay comentarios: